Dolencias y enfermedades más comunes de los abogados.

Quien dijo que ser abogado es un trabajo cómodo sin duda se equivocaba, estarás de acuerdo conmigo en que esta profesión no está exenta de sobresaltos, jornadas maratonianas y un sinfín de quebraderos de cabeza que lastimosamente afectan a nuestra salud con el paso de los años. En este artículo vamos a ver cuales son las dolencias y enfermedades más comunes que se dan entre los abogados y como minimizar sus daños.

Estrés.

Dicen que sin duda el estrés es una de las mayores enfermedades o dolencias del siglo XXI, los abogados no se libran de él. Las prisas de nuestros clientes, los retrasos en trámites por causas propias o ajenas y la sobrecarga de trabajo derivan en una fuerte tensión. Lidiar con ello se hace cada vez mas complicado, mas aún en un mundo que tiende a ir a gran velocidad.

Esto da lugar a cuadros de ansiedad, pérdida de apetito, sueño y/o malestar general unido a irritabilidad o cambios de humor. Es muy importante que cuides tus horarios de descanso, desconectes del trabajo en tu tiempo de descanso. Alejarte de cualquier aparato que pueda hacerte volver a tu jornada laboral aún estando lejos de la oficina es crucial también.

En Bolivia el ritmo de vida, de la mayoría de abogados y personas relacionadas con el derecho, conlleva ir muy acelerado constantemente. Reuniones, plazos y carga laboral que pueden hacerte colapsar fácilmente, si alguna te has sentido así no dudes en tomarte un breve descanso o si es necesario desconectar y acudir a un profesional. La salud mental es lo primero y recuerda que si tu no estás bien, tu trabajo tampoco lo estará perfecto.

dolencia, abogado, estrés-

Síndrome del túnel carpiano.

Poco se habla de esto, si bien la informatización ha traído grandes avances a la profesión pudiendo hacer todo mucho más rápido y automático ya no hay que escribir largos informes a mano o máquina de escribir si no que podemos hacerlo con la computadora. La enorme cantidad de horas que pasa un abogado tecleando en su dispositivo hace que nuestras muñecas se carguen. Esto se debe a que mantienen una posición estática durante mucho tiempo de manera que no es nada raro sufrir con el paso del tiempo dolor en esta parte de la mano o aledañas.

No suele ser una dolencia muy preocupante aunque el dolor que se puede sentir en ocasiones es muy agudo, la mayoría de los casos se resuelve con una buena postura. Una muñequera adecuada para este tipo de dolencias (que puedes adquirir en cualquier farmacia) y si no con un pequeño tratamiento.

Dolor de espalda.

Otra dolencia típica del paso de la horas en el despacho ya sea escribiendo, estudiando o analizando un caso con el que estamos trabajando. Si has sentido que al levantarte notas una carga en la zona lumbar, entumecimiento o dolor has de saber que es común, producto de mantener una posición generalmente inadecuada en el asiento. Trata de mantener una postura orgánica para resentir lo menos posible la espalda, si tienes oportunidad cambia el asiento por uno que resulte más cómodo. La silla que usamos es una herramienta de trabajo más como puede ser el ordenador, la pluma o el papel.

Visita cualquier tienda o supermercado especializado y comenta a la persona que te atienda tus necesidades, no será en absoluto nada difícil encontrar en Bolivia una silla que tenga lo que buscas. Hay algunos modelos como la mítica silla Markus de Ikea que triunfó hace varios años por su ergonomía y ha sido muy imitada. ¿Tienes algún modelo de asiento que crees que es perfecto para un abogado? ¡Déjalo en los comentarios!

Problemas de vista.

Leer, leer y más leer, desde el momento que entramos en la carrera de derecho ya sabemos que como abogados gran parte de nuestro tiempo lo pasaremos leyendo ya sea papel o la pantalla de una computadora. Ver un abogado con gafas resulta lo más común del mundo pues solo unos pocos privilegiados no verán su vista comprometida a causa de las horas frente al texto. Como recomendación, desde abogadosbolivia.net te instamos a que uses el filtro de luz azul que ofrecen casi todos los dispositivos. Con ello podrás minimizar lo máximo posible los daños que pueden ocasionarnos en la vista los dispositivos informáticos.

Haz pausas visuales cada cierto tiempo, no lleves el brillo de tu pantalla al máximo y usa una iluminación adecuada. Si notas ardor en los ojos, pérdida de visión o dificultad para leer acude a un optometrista. Este tipo de profesional podrá evaluar si es necesario el uso de lentes o ampliar las dioptrías que tienes.

Tu salud es lo primero

Por último me gustaría instarte a que cuides tu salud al máximo, sabes que el ejercicio del derecho no es fácil. Es muy importante prevenir estas dolencias que como abogados casi con toda certeza sufrimos o sufriremos. En Bolivia un enorme grupo de compañeros van postergando el cuidado personal pensando que así no dan de lado su desarrollo profesional. No olvides que si tu faceta personal está bien, tu faceta profesional también lo estará.  Para cuidar bien de nuestros clientes primero debemos cuidarnos a nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.